La Pedrera
Compra de entradas

Modernismo. Arte, talleres, industrias

El vitral

El período modernista supuso el resurgimiento del arte del vitral en Cataluña con su incorporación como objeto ornamental en el ámbito do­méstico, aplicándose incluso al mobi­liario como elemento de decoración.

 

La forja y los metales

Los obradores modernistas incorpo­raron las innovaciones técnicas y metodológicas de la industria moderna a una estructura productiva de origen medieval que nunca llegaría a desaparecer del todo, a pesar de que la mecanización y la producción seriada fueron socavando el terre­no a la manufactura artesanal.

 

Las artes decorativas más industriales

La industria hizo sus aportaciones más interesantes a través de las fábricas especializadas en cerámica, gres, derivados de la cal y el cemento, y con inventos como los azulejos de cartón piedra: un conjunto heterogéneo de materiales y procedimientos que incorporó las mejoras técni­cas imprescindibles para obtener productos estandarizados.

 

La carpintería artística

Durante el Modernismo el mobilia­rio asume un papel fundamental en la decoración de interiores. En la producción, entre seriada e indus­trial, se recuperan técnicas anti­guas como la marquetería o el pirograbado, pero se emplean sistemas mecánicos en la construc­ción de las estructuras. A menudo se recurre a dibujantes de presti­gio para crear nuevos modelos.

 

Vestir el cuerpo y la casa

El espíritu regenerador del Moder­nismo implicó una revitalización de muchos oficios considerados artís­ticos y, en concreto, para las artes de la aguja y el textil supuso un momento de apogeo: la produc­ción aumentó, el sector se dotó de nuevos modelos y repertorios y surgieron nuevos nombres vincu­lados a la práctica de las diversas técnicas. Paralelamente a este renacer de las artesanías textiles, el mundo de la joyería recupera el esplendor logrado en siglos anteriores.

 

 

< Vuelve a la exposición Modernismo. Arte. talleres, industrias

La Casa Milà, conocida popularmente como «La Pedrera», es un edificio singular construido entre 1906 y 1912 por el arquitecto Antoni Gaudí (1852-1926) y declarado Patrimonio Mundial de la Unesco el año 1984. Actualmente el edificio es la sede de la Fundació Catalunya-La Pedrera y aloja un importante centro cultural de capital importancia en la ciudad por el conjunto de actividades que organiza y por los diferentes espacios museísticos y de uso público que incluye.      

síguenos: